manuela estética integral; centro de estética en aluche; centro de belleza en aluche; tratamiento wellness; armonias estacionales para el cuerpo; equilibrio orgánico; armonias estacionales para el cuerpo;

Tratamiento Wellness

Estas terapias están enfocadas para el bienestar consiguiendo el equilibrio entre lo físico, mental y lo emocional.

Programa climático (facial)

Cada estación tiene unas características y por ello precisa de una protección diferente. La piel guarda memoria de todas las agresiones que recibe, en particular de las climáticas. Por esto con este programa observamos la naturaleza y vemos como fluye en cada uno de los 4 ciclos que lo compone:

  • Otoño: Se caracteriza la sequedad. La piel, después del verano, tiene un extracto córneo grueso debilitado y poco protector. La piel se encuentra deshidratada y disminuye su capacidad de retener agua, necesitando aumentar los intercambios celulares, reducir el grosor del extracto córneo y estimular la membrana basal. El otoño es la estación de la cosecha y su elemento es el <metal>. Los órganos en esta estación del año son los pulmones (que controla todo el Qi <energía> del cuerpo) y el intestino grueso. En Otoño incrementa la emoción de tristeza que daña a los pulmones apareciendo además la tos y las flemas. Los tejidos son la piel y el cabello.
  • Invierno: Se caracteriza por el frío. La piel necesita un aporte extra de hidratación y nutrición para mejorar la flacidez. El invierno es la estación del recogimiento y hay menos horas de luz solar. En la naturaleza vemos como nuestras plantas se aletargan, necesitando ese descanso profundo para llegar a la primavera preparada (nacimiento). El elemento es el agua. Los órganos son los riñones y la vejiga. La emoción que rige es el miedo. Los tejidos son los huesos.
  • Primavera: Se caracteriza por el viento. Es el despertar, el crecimiento y la expansión de la luz. Hay que preparar nuestro cuerpo y llenarlo de energía. El elemento que rige en esta estación del año es la madera. Los órganos son el hígado y la vesícula biliar. La emoción es la cólera que hace que nuestro hígado se tense. El exceso de viento aumenta las alergias. Los tejidos son los tendones, ligamentos y músculos.
  • Verano: Se caracteriza por el calor. Es el crecimiento. En verano nuestra piel y nuestra circulación sufren y hay que cuidarla para que esté humectada. El exceso de calor aumenta la fragilidad capilar, la sensibilidad y la irritación de la piel. Aumenta los radicales libres y con ello el envejecimiento. El elemento es el fuego. Los órganos son el intestino delgado y el corazón. La emoción que rige es la alegría. Los tejidos son los vasos sanguíneos.

Armonías estacionales

Tratamiento reflexiológico

Maderoterapia

Terapia que utilizando instrumentos de madera de diferentes tamaños, formas y diseños que se adaptan a nuestro cuerpo, tratamos tanto el cuerpo como la cara.

Los beneficios para la aplicación facial:

  • Oxigena el tejido
  • Reactiva la producción de colágeno
  • Mejora la tonicidad muscular
  • Disminuye las arrugas y la flacidez
  • Reafirma, tonifica y moldea
  • Mejora el aspecto de la piel en general
  • Ideal para el doble mentón

Los beneficios para la aplicación corporal:

  • Mejora la celulitis y la flacidez del tejido
  • Mejora la tonicidad muscular
  • Aplana el vientre
  • Pensada para tratar la parte inferior de las piernas
  • Levanta los glúteos
  • Mejora el aspecto de la piel en general

Desintoxicación Corporal

Terapia integral que combina envoltura y cromoterapia para mejorar la eliminación de líquidos y toxinas en nuestro cuerpo. Ideal en las épocas de cansancio y de falta de vitalidad.

Tratamiento reflexológico

Es una forma de potenciar cualquier tratamiento facial, es un método de tratamiento que utiliza las zonas reflejas de la cara y los pies. Todas las partes de nuestro cuerpo están conectadas entre ellas por la energía vital. Cada zona se relaciona con un órgano o una parte determinada del cuerpo. Estás zonas reflejas mantienen una estrecha comunicación con órganos internos y glándulas, así como el sistema circulatorio y el sistema linfático.